El Amazonas, otra víctima del coronavirus

Compartir

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ӿ

Oriana Rivas

Panampost

07 de Octubre de 2020

 

La expansión de las operaciones mineras ilegales no permite distanciamiento social ni cuidados mínimos frente al COVID-19

La población mundial y la economía se han visto afectadas fuertemente por la pandemia del COVID-19, el Amazonas no escapa a esta realidad, pues el aumento de la minería ilegal y en consecuencia el poco distanciamiento social han empeorado el panorama.

“Bajo la cobertura de la pandemia COVID-19 sólo ha empeorado”, dijo el representante de la Asociación de Pueblos Amerindios de Guyana, Michael McGarrell, en relación a la situación que se vive en el territorio que abarca a Venezuela, Brasil, Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador, según Reuters.

Las declaraciones se dan a propósito de la publicación un informe del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés) y la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG), el documento difundido este miércoles también resalta que las concesiones mineras y las operaciones de minas ilegales ocupan el 20 % de las tierras indígenas en el Amazonas, lo que provoca mayores tasas de deforestación, completa la agencia de noticias.

El riesgo de los mineros

El estudio indica que «los pulmones son uno de los órganos más exigidos por el virus y a la vez de los más castigados cuando se trabaja en una mina», por ello la combinación de ambos en un paciente compromete seriamente sus expectativas de recuperación.

«Esta situación complica mucho. Las estadísticas y estudios que se fueron publicando señalan que la mortalidad en las personas está alrededor del 0,8 % y el 1,5 %, pero en pacientes con complicaciones metabólicas, cardíacas o pulmonares, como en el caso de un minero, esta tasa puede llegar hasta el 12 %», indicó el neumonólogo, Javier Pereira a BBC.

«El minero tiene muchísimo más riesgo porque a largo plazo el minero siempre termina con problemas pulmonares, por eso se llama a esa patología como el ‘pulmón del minero’», puntualizó el especialista.

Venezuela, el país con más minas

Esta no es la única advertencia de la grave situación que se vive en la región, en julio de este año la Asociación Civil Kapé-Kapé publicó en su informe sobre la minería ilegal 2020, donde mencionan la situación con respecto al hampa y la ocupación de grupos irregulares; así como las actividades criminales que se están desarrollando en el Arco Minero del Orinoco (AMO).

Venezuela calificaba como el país con más minas ilegalesseguido por Brasil y Ecuador, según The New York Times en el año 2018, situación que se ha complicado con aval del régimen de Maduro y sus aliados que han triplicado la extracción aurífera en Venezuela.

Lo más reciente en este sentido, fue la llegada de balsas con el fin de realizar actividades auríferas en el río Caura. Según denunciaron habitantes de la zona y líderes de la comunidad de Maripa, la empresa “Inversiones el Sol” no poseía permisos para realizar estas actividades en la que estarían involucrados funcionarios militares. Además de daños a las comunidades indígenas, el uso del mercurio aseguraba la contaminación de ríos y daños permanentes a la zona.

Tomado de: https://panampost.com/oriana-rivas/2020/10/07/amazonas-coronavirus/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario