En 2020, la minería ilegal aumentó 30% en la Tierra Indígena Yanomami, según informe

Compartir

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ӿ

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Instituto Socioambiental

25 de marzo de 2021

Amazonía brasilera

[/vc_column_text][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=kF9r89C6hvk” align=”center” title=”Aumentan las heridas de la minería ilegal en 2020 en la Tierra Indígena Yanomami | #ForaGarimpo”][vc_separator border_width=”3″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Un relevamiento inédito sobre el avance de la minería en el territorio indígena apunta a la proliferación de nuevos núcleos de invasores más cercanos a las comunidades indígenas, incluidos grupos de indígenas aislados, y la apertura de nuevas rutas hacia el territorio.

De enero a diciembre de 2020, una superficie equivalente a 500 campos de fútbol fue devastada en la Tierra Indígena Yanomami, ubicada en el extremo norte de Brasil, entre los estados de Amazonas y Roraima. Quinientas hectáreas del bosque amazónico han sido destruidas por la minería ilegal en el territorio indígena. El área total deforestada es de 2.400 hectáreas, y solo en 2020 el aumento fue del 30%.

Incluso con la pandemia de Covid-19, que ha matado a más de 300 mil personas en todo el país, la actividad ilegal nunca fue detenida, al contrario. Producido por Hutukara Associação Yanomami (HAY) y Associação Wanasseduume Ye’kwana (Seduume), el informe ‘Cicatrices en el bosque – Evolución de la minería ilegal en la Tierra Indígena Yanomami (TIY) en 2020’, lanzado este 25 de marzo, denuncia cómo la actividad delictiva prolifera en la tierra indígena, remontando los ríos y acercándose cada vez más a las comunidades indígenas, con nuevas vías de acceso al interior del bosque.

El informe destaca seis regiones especialmente afectadas por la devastación, como Waikás y Kayanau, con 35% y 23% del total de cicatrices mapeadas, respectivamente. El documento también señala la ubicación exacta de los nuevos centros donde hay minería ilegal en los principales ríos que atraviesan la tierra indígena, especialmente el río Uraricoera, que concentra más de la mitad (52%) de toda el área degradada por la minería en la tierra indígena. Hasta hace poco, la localidad llamada “tatuzão do curum”, a orillas del Uraricoera, concentraba la mayor parte de la explotación en la región. Hoy, además de ella, han surgido tres nuevas áreas mineras cerca de las comunidades de Aracaçá, Korekorema y Ye’kwana de Waikás.

El líder yanomami Davi Kopenawa, presidente de la Associação Yanomami Hutukara, dice que está preocupado y disgustado por la actual invasión minera de oro. “Vemos el agua sucia, el río amarillo, con muchos agujeros. El minero es como un cerdo de la ciudad, hace muchos agujeros en busca de piedras preciosas como oro y diamantes. Realmente volvió. Hace veinte años, logramos expulsar a estos invasores y regresaron. Vienen como animales hambrientos, buscando las riquezas de nuestra tierra. Avanza muy rápido. Está llegando al medio de la tierra Yanomami. La minería ya está llegando a mi casa”, dijo Kopenawa.

El líder también dice que teme un conflicto con los invasores. “Estoy muy preocupado, porque el minero no está solo, son grupos grandes, están armados, apoyados por empresarios, el gobernador de Roraima y el presidente Bolsonaro, además de otros empresarios de Brasil. Aquí en Roraima, los mineros, los empresarios y los políticos no respetan a los pueblos indígenas, solo quieren quitarnos nuestras riquezas”, enfatizó Kopenawa.

El documento señala el aumento de los conflictos entre indígenas y mineros como uno de los efectos de la mayor presencia minera en la Tierra Indígena Yanomami, como en el asesinato de dos jóvenes yanomami en la región del río Parima, en julio de 2020. Ya a principios de este año, el 25 de febrero, los indígenas de la comunidad de Helepe sufrieron un ataque de mineros que resultó en un indígena gravemente herido y la muerte de un minero; cuando se retiraron, los mineros amenazaron con represalias. En el pasado reciente, situaciones similares resultaron en masacres como la de Haximu, en 1993, el primer caso de genocidio reconocido en Brasil.

El informe se elaboró ​​a partir de análisis de imágenes satelitales de la constelación Planet y Sentinel 1, mapeo mensual de áreas degradadas en la TIY y organización de información de denuncias e informes de las comunidades. Un sobrevuelo del Sistema de Monitoreo de Minería Ilegal en la TIY, realizado en diciembre de 2020, produjo el registro fotográfico que complementa el levantamiento.

Los pueblos aislados pueden sufrir genocidio

El nuevo levantamiento también denuncia cómo el avance de los mineros en el territorio indígena ha traído enfermedades a las comunidades, especialmente la malaria y Covid-19, y ha puesto en riesgo la supervivencia de grupos aislados de indígenas, aún más vulnerables a las enfermedades. “Los datos también indican un aumento de la presión sobre los grupos indígenas en aislamiento voluntario de Moxihatëtëma, presionados por el aumento de la circulación de mineros en la región de Serra da Estrutura, a pocos kilómetros de sus comunidades. Un eventual contacto forzado, en esta etapa, corre el riesgo de desencadenar un trágico episodio de genocidio”, dice un extracto del informe.

El documento, firmado por Hutukara Associação Yanomami y Associação Wanassedume Ye’kwana, exige una serie de recomendaciones a las autoridades y organismos públicos, con énfasis en la presentación urgente de un plan integral para la total desintrusión de la minería ilegal en la Tierra Indígena Yanomami, la reanudación de los operativos periódicos en tierra indígena por la destrucción de la infraestructura clandestina instalada y el avance de las investigaciones para identificar y responsabilizar a los actores de la cadena ilegal de oro.

Recientemente, la Corte Federal de Brasil determinó una multa diaria de R$ 1 millón al Gobierno Federal por no sacar a los mineros de la Terra Yanomami. La decisión requirió la presentación de un plan de emergencia y estableció un plazo de 10 días para el inicio de la desintrusión.

El informe será entregado por los líderes indígenas a los organismos públicos federales encargados de la fiscalización territorial de la TIY.

“Hutukara ya ha denunciado la presencia de la minería ilegal en varias ocasiones, con documentos bien explicados y detallados. Tenemos que entregar al titular de Funai (Fundação Nacional do Índio), MPF (Ministério Público Federal) y PF (Polícia Federal), que son órganos competentes que deben brindar medidas para proteger nuestro territorio. Debemos entregar el documento incluso al Presidente de la República. Esta es nuestra lucha y la seguiremos denunciando. Lucharemos sin miedo, estamos defendiendo nuestro derecho, nuestra Madre Tierra, no pueden robar nuestra Tierra. Esta es mi lucha con los nuevos guerreros”, concluyó Davi Kopenawa.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Lea el informe aquí:

Cicatrizes na Floresta: Evolução do garimpo ilegal na TI Yanomami em 2020

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario